Garrido y El Parralejo, triunfo en Valencia

garridoLa tarde de hoy en Valencia fue una cascada de emociones. Por el toro y el toreo. Hasta cuatro novillos de nota de Pepe Moya y las buenas maneras de los chavales. Cuando eso se funde es maravilloso. Garrido y Román levantaron los ánimos al respetable en una tarde en la que sólo falló el tiempo.

Román se despedía de su afición como novillero. En las Fallas empezó todo hace dos años. Dos años que le han servido para forjarse como torero y hacer de su muleta un imán de bravura, una fuente de poder. Entregado toda la tarde, perdió el triunfo con los aceros. Pudo cortar una oreja del primero de la tarde, un novillo con bondad con el que el valenciano estuvo muy dispuesto. Lo mató al segundo intento cobrando una voltereta sin consecuencia. Con el de la despedida, cornúpeta con transmisión y clase al que Román le hilvanó una faena plena de emoción y calidad por ambos pitones. Derechazos poderosos y naturales largos jalearon fuertemente el público. Una media estocada y varios golpes de descabello barrieron el triunfo.

José Garrido cortó tres orejas. Le arrancó la oreja a su primero toreándolo largo y profundo, mejor por el pitón derecho que por el izquierdo. Antes, vivimos un atractivo pique en el tercio de quites lleno de rivalidad. Galleó por chicuelinas Garrido para llevar a su antagonista al caballo y Román hizo su correspondiente quite con caleserinas. Replicó el extremeño con chicuelinas e invitó al valenciano de nuevo que quitó por ajustadas gaoneras. Finalizó Garrido con desgarradas verónicas. Le quedó poco fuelle al animal y Garrido dibujó despaciosos muletazos. Con una estocada y un golpe de verduguillo consiguió el triunfo. Dos orejas le cortó a su segundo con una labor atesorada de seguridad, temple y torería. Por sendos pitones, el novillo tuvo buena condición. Garrido demostró su cuajo como torero. Dibujó pasajes de trazo largo y gusto. Coronó la labor con una buena estocada.

El novillo que hizo quinto, de nombre “Manijero”, tuvo gran calidad. Fue bravo, con transmisión, fijeza, nobleza y recorrido. Espada, que le bajó la mano, le cortó una oreja y la gran clase del novillo fue premiado con la vuelta al ruedo. Fue silenciado en su primero, un animal que no ayudó nada y al que el madrileño lo toreó templado y con firmeza.

Valencia. Miércoles 12 de marzo. Novillos de El Parralejo. “Manijero”, número 45, negro bragado, 410 kilos, del 02/11, bravo y de gran clase, premiado con la vuelta al ruedo. Román: Silencio tras aviso y ovación con saludos; Francisco José Espada: Silencio tras aviso y oreja tras aviso; José Garrido: Oreja y dos orejas. Entrada: Un cuarto. Tarde lluviosa. Se guardó un minuto de silencio en memoria del veterinario Enrique Ezpeleta.

Jaime Roch

Anuncios

Si tu intención es insultar o faltar al respeto con tu comentario, estás perdiendo el tiempo. Gracias por tu comprensión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s