La fuerza del mediterráneo

Varea en un desplante el día de su alternativa. / Foto: Joël Buravand

Jonathan Blázquez Rovira, “Varea”, tomó la alternativa el pasado 15 de mayo en el coliseo francés de Nimes apadrinado por el alicantino José María Manzanares y atestiguado por López Simón. Su obsesión: torear despacio. Sus armas: la personalidad y el hambre de triunfo.

P: ¿Qué recuerdas de “Malavida”, el toro de tu doctorado?

R: La corrida me gustó en líneas generales. Mi primero tuvo transmisión, empuje, movilidad y prontitud. Tenía recorrido y seguía la muleta hasta el final. Estaba un poco tensionado y no le pude dar la suavidad que requería. El viento también influyó. Lamento no haberlo matado al primer intento porque le habría cortado, al menos, una oreja.

P: ¿Qué te comentó José María Manzanares, padrino de tu alternativa?

R: Que si realmente quiero ser torero, tengo que amar mi profesión porque entregamos nuestra vida y el toro da la suya. Manzanares es una gran persona. Ha demostrado que no le duele ayudar a los demás. A mí me regaló un vestido en un momento clave para poder avanzar en este mundo. Le admiro como torero y como persona.

P: Brindaste emocionado el toro de la alternativa a tu padre y a tu tío.

R: Son las personas que siempre han estado a mi lado. Han luchado mucho para que el día de mi alternativa fuera lo que siempre he soñado. Se lo merecían. Me emocioné al ver la cara de satisfacción de ellos y al recordar lo padecido. No todo el mundo llega a tomar la alternativa y menos en una plaza como Nimes y con ese cartel. Con la mirada se lo dije todo pero fue un brindis de agradecimiento.

P: El segundo toro de tu lote resultó noble, pero fue a menos.

R: Yo creo que se lastimó. Tuvo dos primeras tandas importantes. Parecía que la faena iba a cobrar vuelos, pero se vino abajo. Lo maté a la segunda y tardó en caer. Podía haber salido de Nimes con otro sabor de boca y se quedó todo en detalles. Eso no basta para progresar en esta profesión.

P: ¿Te pudieron los nervios?

R: Me pudieron las ganas de triunfo.

P: ¿La espada es tu principal talón de Aquiles?

R: Cuando me perfilo no siempre le veo la muerte al toro. Debo mejorar mucho esta suerte, entrar con la máxima fuerza y marcando los tiempos. Encontrar mi sitio. Si hubiera matado bien, hubiera cortado una oreja de cada toro.

P: ¿Cuáles son tus principales cualidades?

TR: engo mi propia personalidad. Intento hacer el toreo de siempre. Disfruto toreando despacio, que es algo que se consigue muy pocas veces.

P: En tu presentación y despedida como novillero de Madrid dejaste la impronta de tu buen toreo de capa.

R: Intenté torear con pureza, cargando la suerte, echando los vuelos al hocico y acompañando la embestida del animal con el pecho. El secreto está en enganchar el toro a tiempo.

P: ¿Cómo valoras la actuación de esa tarde?

R: Creo que la afición se ha quedado con ganas de verme. Mi primer oponente tuvo pocas fuerzas y el segundo se apagó muy pronto. No entendí que devolvieran a los corrales al tercer novillo, porque fue el mejor de la tarde. Perdió las manos por exceso de codicia. Trasmitía y se templaba cuando embestía.

P: En menos de veinticuatro horas te presentante y despediste como novillero en Sevilla y Madrid. ¿No fue excesivo?

R: Ojalá fueran todos los días así, sería muy bonito torear seguido. Lo cierto es que no tuve tiempo de pensar ni de dormir como hubiera querido porque se me juntaron muchos sueños. Aún así, estoy muy contento.

P: De novillero brillaste con diferentes encastes que te ayudaron a saltar a la fama. ¿Por qué esa insistencia últimamente en matar solo reses de encaste Domecq?

R: Quiero aclarar que en ningún momento me he cerrado a ningún encaste. Es cierto que ha habido novillos como los de Prieto de la Cal, Baltasar Iban, Los Maños y Adolfo Martín que me han dado más que otros de procedencia Domecq. Pero también los ha habido de este último. Mi toreo necesita de un toro que tenga transmisión y que colabore. Mi apoderado veía conveniente otros carteles por la importancia de las tardes y los compañeros. Además, el encaste Domecq incluso tiene más complicación y peligro que cualquier otro pero no lo muestra al tendido. La ventaja de los otros toros es que sí transmiten su peligro.

P: ¿Qué corridas de toros tienes en firme?

R: El próximo 19 de junio toreo en Vinaròs con Padilla y El Fandi ante toros de la ganadería de Los Ronceles. Todo lo demás está en el aire, pero torearé en algún pueblo de Teruel y Toledo. Ahora viene lo duro porque empiezo una nueva etapa. Está difícil buscarse ese hueco entre los nuevos pero la intención es torear todo lo máximo que se pueda y meter la cabeza en el pelotón de los toreros jóvenes y estar en las ferias. Tengo mucha ilusión y ganas de querer ser torero. Me quedan muchas horas de entrenamiento por delante.

Varea, a la derecha, junto a Manzanares y López Simón. / Foto: Joël Buravand

Varea, a la derecha, junto a Manzanares y López Simón. / Foto: Joël Buravand

Jaime Roch

Anuncios